lunes, 5 de diciembre de 2016

Segundo módulo de la formación de Doulas



EL EMBARAZO




¿Qué sabemos de nuestro cuerpo? y, ¿de nuestro cuerpo preñado?

¿Qué es el útero? ¿cómo se transforma para albergar vida?.

Más allá del milagro que a mí me parece gestar una vida, en este segundo módulo de la formación de EntreMamás hablamos de la necesidad, casi obligación, de ser conocedoras de nuestros cuerpos y procesos fisiológicos femeninos.

Nos ponemos en manos de los profesionales dejando que ellos se ocupen de nuestra salud, de nuestro cuerpo. Y el embarazo no es algo patológico, no es una enfermedad. Por supuesto, los profesionales están para ayudarnos cuando lo necesitamos pero hay que saber cuándo es necesario acudir a ellos y distinguir cuál de ellos es el especialista para atender cada cuestión. Para un parto, por ejemplo: la matrona. Y qué pruebas son necesarias en un embarazo, cuáles prescindibles y cuáles van en contra de la salud y de la evidencia científica, según la OMS.

Anabel Carabantes, como matrona, nos habló de hormonas de manera muy divertida y fina para comprender mejor el proceso (milagro) del embarazo.

Si se dan las condiciones adecuadas para cada mujer, deberían funcionar a la perfección. Sin embargo, hay tantas circunstancias y condicionantes que impiden al cuerpo expresarse como sabe...



futuras doulas aprendiendo




Hablamos de la importancia del PLACER y el DISFRUTE y eso me hizo recordar la necesidad imperiosa que tenía durante mi embarazo de rodearme de belleza. Y las pocas oportunidades que tenemos a veces para ello, quizá porque nosotras mismas nos las negamos.

El domingo nos acompañó Claudia. El tema que nos ocupaba: la doula en el embarazo.

¿Cuáles son las expectativas de una mujer embarazada?, ¿qué características emocionales se dan en el embarazo?,¿cuál es el contexto emocional de una madre?

De manera directa, clara, concisa y  amorosa, Claudia despliega las diferentes situaciones que como doulas nos podemos encontrar para ir preparando el terreno. Y recalca algo esencial: cómo atender a una mujer y escucharla con todo nuestro cuerpo (y alma) tarea nada fácil ;-)

Cómo íbamos a poder hacerlo si nuestro cuerpo está silenciado, oculto, dormido, quizás dolorido, etc. 

Por ello es importante atendernos y cuidarnos primero a nosotras, para así poder hacerlo con la mujer que nos pide ser acompañada.
La mujer embarazada es fuerte. Escuché esta frase por primera vez a mi profesora de yoga prenatal,Yolanda. Y Anabel insistió en ello, la mujer embarazada es tan sumamente fuerte que puede sostener y gestar otra vida en su interior. 
Tuve esta vivencia en mi embarazo, lejos de la imagen de embarazada frágil y delicada, que mucha gente tiene (yo misma hace años) me vivía, y sé que muchas mujeres también, como una leona. Fuerte y pletórica (sobre todo a partir del segundo trimestre, cuando dejé las nauseas y el desasosiego atrás y todo se fue colocando en su sitio a su tiempo, como contaba aquí).

Seguimos profundizando en el papel de la doula durante el mes, en nuestra plataforma on line y debates entre compañeras. Está siendo un placer, me hace mucha ilusión caminar al lado de estas mujeres y es una suerte poder hacerlo con Claudia como maestra, porque más allá (o más acá) de todo lo que sabe esta mujer sobre la mujer y las madres, está su cercanía, entrega y amor en cada cosa que hace. Eso se nota, se puede palpar cuando entras a su casa y yo me fijo mucho y aprendo como ser una buena doula mirándola a ella más que a los apuntes que nos da.








Gracias a todas. Seguimos...


Natalia Navarro *la que cuida*













No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tus palabras en mi blog!