viernes, 8 de junio de 2018

QUISIERA. ¿QUIÉN QUIERE?




Lo escribí hace unos meses pero bien podría haberlo escrito ayer, u hoy.

QUISIERA

Quisiera estar en otro lugar, llevar una vida nómada, viajar por el mundo en auto caravana. Pero estoy aquí y ahora.

Quisiera no tener que trabajar para pagar, encontrar una com-unidad en mi barrio para criar y educar juntas. Comprar siempre alimentos ecológicos. Pero estoy aquí y ahora.

Quisiera no tener que escolarizar a mi hija, hallar los apoyos necesarios para ofrecer lo que necesita que ya no es sólo MADRE. Pero estoy aquí y ahora.

Quisiera vivir cerca del mar, o de la montaña. Que mi hija jugara en los bosques, que mi familia y amigas estuvieran más cerca. Pero estoy aquí y ahora.

Quisiera vestirme con sari o faldas de colores, recogido mi cabello con pañuelos, bailar y cantar y jugar. Aquí y ahora.

------------------------------------------------------------------------------------------

Me empeño cada día en buscar la belleza, es una necesidad imperiosa, estoy llenando mi casa de plantas: gracias Cris, gracias Mari.

Poner plantas, hacer bonitos rincones, despejar, barrer, cambiar de lugar. A veces me parece un movimiento demasiado neurótico pero trato de buscar el trasfondo, la necesidad que esconde, lo que eso quiere expresar. Y es la necesidad de belleza, el anhelo de armonía. Si las tareas del hogar tienen un sentido es este, sólo si lo miro así, sólo si así lo vivo, puedo barrer y ordenar y colocar cada cosa en su lugar. Con belleza. Sin caer en el fastidio.

Qué misterio el Hogar. ¿Cómo pude ignorarlo tanto tiempo? Quizá no lo ignoraba, simplemente otras personas lo hacían por mí. Quizá por eso ahora puedo saborearlo y reconocerlo. A veces me siento la cansina del hogar, jaja, no hablo de otra cosa, ¿hay algo más?, me pregunto. El Hogar como espacio necesario para crear y crecer, cueva oscura donde seguir investigando quién eres. Luces, recovecos, aristas por descubrir. Océanos. Quiero que la herencia de mi hija sea un Hogar de Amor. Donde regresar a nutrirse, desde donde conocerse, mirarse con cariño y compasión. Mar navegable. Ancla. 

Cuando el Hogar me visita, descanso. Si me voy del Hogar, me viene la locura de ser nómada, montañera o bailarina. También esto encierra un significado, puede que mi alma necesite también, de alguna forma, algo de esto. 




Natalia Navarro *la que cuida*




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tus palabras en mi blog!